Cuando el terror es retuiteado: redes sociales vs coronavirus

Las cifras son monstruosas. Un total de 1.221 casos, según los datos más recientes, revelan el número de contagiados por Coronavirus en España, una enfermedad que nació en Wuhan (China), y que por medio de un crucero viajó por todo el mundo. Al más puro estilo ‘Resident Evil’, el virus invade a miles de víctimas y las redes sociales propagan desde lo cierto hasta lo falso.

La Región de Murcia presenta 8 casos confirmados, incluyendo un bebé de 5 meses. Junto a Italia, que registra más de 130 fallecimientos, España tiene las cifras más escandalosas de contagios. Por su parte, América Latina sigue en estado de preocupación y China pierde fuerza noticiosa. 

¿Pero qué se esconde bajo los 110.505 infectados en el mundo?

Las redes sociales disparan números al azar, obligando a las agencias de comunicación a tener que confirmar y reconfirmar. La palabra coronavirus domina las tendencias de ‘Google Trends’ y los medios digitales aprovechan una audiencia que quizás jamás hubieran experimentado. Detrás de esos 110.505 contagiados hay 3.875 muertes y 62.166 recuperados (a 9 de marzo de 2020), lo cual expresa porcentajes alarmantes: 3,5% de víctimas mortales, frente al 56,25% de pacientes curados. En España hay un 2,2% de decesos.

Sanidad ha decidido suspender durante dos semanas las clases en todos los niveles educativos en Vitoria y Madrid . “Las medidas que adoptamos en el medio educativo nos parecen eficaces para evitar la transmisión y el contagio, en línea con las que han tomado nuestros socios europeos”, ha explicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

El Coronavirus es objeto de marketing y un motivo superlativo para obtener seguidores en Twitter e Instagram. Pero cuando el terror es ‘retuiteado’, las masas carecen de discernimiento y pierden el análisis. Por ejemplo, tras confirmarse los dos primeros casos de Coronavirus en Chile, la noticia provocó que en menos de 24 horas se vendieran millones de mascarillas. Los fabricantes del material médico aumentaron sus ganancias, sin embargo, la mayoría de estas máscaras quirúrgicas no son utilizadas por los compradores.

Un escenario similar ocurrió en Venezuela, donde se informó que un paciente fue sometido a exámenes para confirmar si era el primer caso en el país caribeño. Saltaron diferentes vídeos a las redes sociales y algunos medios digitales se hicieron eco de un material audiovisual que terminó con la noticia de que, finalmente, no era un paciente local.

Presidentes, instituciones oficiales y médicos especialistas que ofrecen información sobre el Coronavirus se quedan en un segundo plano en las prioridades de los lectores, quienes confían más en un tuit o cadena de WhatsApp inyectada de mala intención. Decenas de usuarios anónimos se encargan de reportar cifras infladas para impactar, dibujar una credibilidad y vender una perversa realidad.

El 11 de junio de 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la alerta de “pandemia en curso” sobre la llamada Gripe A H1N1, que tuvo una mutación y ocasionó un contagio desde los cerdos a los humanos. Durante 14 meses, el virus arremetió contra unas 500 mil personas en todo el mundo, causando 18.337 muertes (8.523 en América Latina), según números oficiales de la OMS, publicados el 16 de julio de 2010.

NOTA: Los datos reflejados varían con el paso del tiempo de manera muy importante.