Era hora de un cambio de imagen acorde con los tiempos que estamos viviendo, más dinámicos y eclécticos.
Después de unos años desarrollando un trabajo sólido y de referencia, desde nuestra agencia seguimos manteniendo la calidad de nuestros trabajos bajo el naming que nos ha visto crecer: BIEN DICHO.
Mantenemos naming, pero rediseñamos nuestra identidad visual conservando el espíritu del kiwi, simplificando su pico en forma de exclamación, de I de información, innovación e identidad. Un ejercicio de síntesis que transforma nuestra marca en un poderoso elemento comunicativo a través de sus formas sencillas, directas y efectivas.

Alrededor de esta nueva identidad hemos construido el branding que necesitaba nuestra marca, confeccionando una paleta más moderna que oscila entre el negro puro del rigor profesional, y los tonos rosas y azules, presentes en el lenguaje disruptivo y transversal que definen al siglo XXI.

Hacemos cosas y las hacemos bien.

 

Otros post que te pueden interesar

Top